Blog: Información de salud

Embarazo: consejos básicos para estar y sentirte bien

Voy al doc

Desde el momento de la concepción el cuerpo de la mujer es la una única fuente de nutrientes del bebé. Es decir, desde los primeros días del embarazo todo lo que una mujer consume pasará del torrente sanguíneo al del bebé, a través de la placenta.

¿Estás consciente de que durante todo el embarazo y hasta el nacimiento de tu bebé respirarás y te nutrirás por él?

Dos consejos que no puedes dejar pasar

1.- ¡Aliméntate sanamente!

Para que tu bebé crezca lo más sano posible y tú puedas mantenerte fuerte y saludable durante esta etapa, no dejes de incluir en tu dieta diaria los siguientes nutrientes:

  • Ácido fólico. Esta vitamina es esencial durante las primeras semanas del embarazo para el crecimiento y desarrollo adecuado del feto, ya que su consumo reduce la incidencia de espina bífida y labio y paladar hendidos. El ácido fólico también es indispensable para la síntesis de proteínas y para la formación de sangre y células nuevas. Algunos alimentos ricos en ácido fólico son las verduras de hojas verdes como la espinaca, la acelga, el apio y el brócoli. Las lentejas, frijoles y frutas cítricas como la naranja también son fuentes importantes de esta vitamina.
  • Hierro. Este mineral es un nutriente importante para la formación de glóbulos rojos y la prevención de anemia. Se encuentra en alimentos como almendras, yemas de huevo, lentejas y carnes magras.
  • Calcio. Durante el embarazo, el requerimiento de calcio aumenta, por lo que es importante la ingesta de productos lácteos como leche, yogurt y quesos. Otros alimentos ricos en calcio son las almendras, la col, las sardinas y la chía.
  • Agua. Este líquido ayuda a la circulación de la sangre, a la distribución de las sales minerales y estimula la digestión y la asimilación de los alimentos. Procura tomar por lo menos entre 8 y 9 vasos al día. Para más información sobre este tema, no te pierdas nuestro artículo ¿Sabes cuánta agua tomar al día?

2.- ¡Haz ejercicio!

A pesar de que aún hay muchos mitos relacionados con hacer ejercicio durante el embarazo, actualmente uno de los principales consejos médicos es que las mujeres practiquen alguna actividad física durante esta etapa. De hecho, ¿sabías que si mejoras tu condición física soportarás mucho mejor el peso de tu bebé y las exigencias del parto?

Por dónde empezar…

Si tu embarazo es de alto riesgo, consulta a tu médico antes de comenzar a realizar cualquier ejercicio.

Por otro lado, si antes del embarazo no realizabas ninguna actividad física, el mejor consejo es que comiences con ejercicios de bajo impacto. Es importante, sobretodo, que disfrutes el ejercicio que estés haciendo y puedas incluirlo a tu agenda semanal. A continuación te damos algunas opciones:

  • Yoga. Esta actividad es excelente para incrementar la flexibilidad y la tonicidad de las piernas. Además, también te ayudará a controlar tu respiración, una técnica esencial para el momento del parto.
  • Natación. Este ejercicio no sólo te ayudará a desarrollar resistencia, flexibilidad y tonicidad muscular, sino también te ayudará a relajarte, ya que el agua sostendrá el peso adicional que aumentes durante el embarazo.
  • Caminata. Caminar es una actividad que puedes incluir con facilidad en tu vida diaria. Además, gracias a esta actividad tu corazón latirá más fuerte, lo que permitirá que el músculo del corazón sea capaz de bombear adecuadamente sangre a todo el cuerpo.
  • Bicicleta. Al no tener que soportar todo el peso que has aumentado, las articulaciones de tus piernas no te dolerán, por lo que podrás ejercitarte con tranquilidad.

Cómo vencer el síntoma más común

Sin duda, las náuseas es uno de los principales síntomas del embarazo, y muchísimas mujeres padecen este malestar. Si aún no has podido deshacerte de ellas, ¡no puedes perderte de estos consejos súper eficaces!

  • Al despertar incorpórate lentamente.
  • Come una galleta salada antes de levantarte de la cama y toma medio vaso de agua fría a pequeños sorbos.
  • Come varias veces al día, pero porciones pequeñas. Consulta nuestro artículo para conocer 12 colaciones súper saludables
  • Evita los alimentos grasosos o muy condimentados.

Sabías que…

  • La buena alimentación disminuye los riesgos de complicaciones del embarazo como: anemia, nacimiento prematuro, bajo peso al nacer, retraso mental o daño cerebral en el bebé. Por ello, sigue estos consejos: reduce considerablemente el consumo de café, tés con cafeína, bebidas gaseosas. Además, evita la ingesta de alcohol y el consumo de tabaco.

¡Recuerda!

Tu ginecólogo tiene la obligación de resolver todas tus dudas. Si tú médico no te está dando la atención que esperas o te gustaría tener una segunda opinión, no dejes de consultar el directorio médico de Voy al Doc, donde podrás agendar cita con doctores privados de más de 80 especialidades médicas.