Guías de Salud

Cáncer de piel

Voy al doc

Hoy en día, se sabe que gente de todas las razas y con diferentes tipos de piel pueden contraer este tipo de cáncer.  Sin embargo, con la detección temprana y el tratamiento adecuado, el cáncer de piel es altamente curable.

Para detectar a tiempo un problema cutáneo o una lesión peligrosa los dermatólogos recomiendan la autoexploración mensual de la piel. Ésta debe incluir la revisión detenida de todo el cuerpo, es decir, tanto del frente como por detrás, incluir las palmas de las manos, las plantas de los pies y el área genital. Además, también es importante revisar la cara, cuello, nuca y cuero cabelludo.

Este tipo de autoexámenes deben estar enfocados en detectar la presencia de manchas o lunares que:

  • Hayan crecido
  • Hayan cambiado (esto incluye la aparición de un lunar nuevo)
  • Tengan una apariencia inusual como bordes desiguales, diferencias en color o sean asimétricos
  • Duelan o den comezón
  • Sangren y formen costras, pero sin sanar completamente

El cáncer de piel se puede presentar en cualquier parte del cuerpo, sin embargo, es más común en la piel constantemente expuesta a la luz solar, como la cara, cuello, manos y brazos.

Existen varios tipos de cáncer de piel. Los más comunes son:

  • Carcinoma de células basales. Cáncer que comienza en la parte baja de la epidermis. Puede tener la apariencia de un bulto pequeño blanco o de color carne que crece lentamente y puede sangrar. Por lo general se desarrolla en las áreas del cuerpo expuestas al sol. Es la forma más común de cáncer de piel y con poca frecuencia hace metástasis en otras partes del cuerpo.
  • Carcinoma de células escamosas o epidermoide. Cáncer que comienza en las células planas que se encuentran en el tejido que forma la superficie de la piel. Este tipo de cáncer muy raras veces hace metástasis.
  • Melanoma. Cáncer de piel que se forma en los melanocitos, células de la piel encargadas de producir melanina, el pigmento que da el color natural a la piel. El melanoma es la forma menos frecuente de cáncer de piel, aunque es más peligroso y es más probable que invada tejidos cercanos y puede extenderse a otras partes del cuerpo. Se caracteriza por la presencia de lunares que cambian de color, forma y tamaño.