Blog: Información de salud

Ciática

Voy al doc

 

La ciática o  radiculopatía lumbar no es una enfermedad sino un síntoma de un problema de salud relacionado con el nervio ciático, el más largo del cuerpo, que se caracteriza por dolor, debilidad, entumecimiento u hormigueo y que puede empezar en la parte baja de la espalda y extenderse por la parte posterior de la pelvis a las piernas y los pies.

Nervio ciático

En la región lumbar hay 5 vertebras separadas por discos intervertebrales de donde nacen las raíces nerviosas de los nervios que se distribuyen por las piernas, entre ellos el ciático.

El nervio ciático es el encargado de controlar los músculos de la parte posterior del muslo, parte de la pierna y la planta del pie, por lo que al sufrir presión se desencadena el dolor conocido como ciática.

Causas de la ciática

La ciática es causada por la compresión o irritación de las raíces del nervio ciático como resultado de:

  • Una hernia de disco
  • Estenosis raquídea
  • Síndrome piriforme
  • Lesión o fractura de la pelvis
  • Tumor o absceso
  • Mala posición
  • Algún trastorno nervioso

Signos de la ciática

Cada persona puede presentar distintos síntomas de ciática, pero lo más comunes incluyen:

  • Dolor en la parte baja de la espalda que llega hasta la nalga, el muslo e incluso el pie
  • Adormecimiento
  • Sensación de ardor
  • Dolor sordo
  • Hormigueo leve
  • Debilidad

Por lo general, la ciática afecta sólo a un lado del cuerpo. Hay quienes sufren de dolor agudo en una parte de la pierna o cadera y sienten entumecimiento en otros lugares como la parte posterior de la pantorrilla o en la planta del pie.

Hay ciertas condiciones o situaciones que pueden hacer que el dolor empeore como:

  • Pararse o sentarse
  • Las noches
  • Toser, estornudar o reír
  • Reclinarse hacia atrás
  • Caminar

¿Cómo diagnosticar la ciática?

Los síntomas de la ciática pueden ser muy parecidos a otros problemas médicos. Para saber si tu dolor es ciática, acude con tu médico para que te realice un examen físico y revise tu historial.

En el examen físico el doctor podrá detectar:

  •  Dificultad para flexionar la rodilla o mover el pie
  • Dificultad para agacharse
  • Reflejos débiles
  • Entumecimiento
  • Pérdida de la sensibilidad
  • Dolor al levantar la pierna

En caso de ser necesario, las radiografías, tomografías, estudios eléctricos o resonancias permiten descartar otras patologías.

Tratamiento de la ciática

Para tratar la ciática se debe identificar qué la causa y empezar un tratamiento para curar dicha afección, tomando en cuenta tu edad, el tipo de padecimiento y tu tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

A veces la ciática desaparece por sí sola y no requiere tratamiento, pero en caso de que no sea así, tu médico puede recetarte algún analgésico para el dolor o sugerirte aplicar hielo en las primeras 48 a 72 horas y después algo caliente.

Para evitar el dolor, también puedes cuidar tu espalda, ¿cómo?

  •  No te recuestes mucho tiempo
  • Reduce tu actividad los primeros días y poco a poco retoma tus actividades diarias
  • Evita levantar cosas pesadas
  • Cuida tu postura
  • Haz ejercicio después de 2 o 3 semanas para tonificar tus músculos abdominales y espinales

En algunos casos, la aplicación de estímulos eléctricos, masajes y tracciones pueden mejorar los síntomas temporalmente.

Si estas recomendaciones no te ayudan a aliviar el dolor, podría ser necesario usar medicamentos antiinflamatorios no esteroides y en algunos casos, incluso recurrir a la cirugía para reparar la hernia de disco, si ésta fuera la causa del dolor.

¿Cómo prevenir la ciática?

Algunas de las causas de la ciática no se pueden prevenir, como la enfermedad del disco degenerativo, el dolor de espalda por el embarazo y las caídas accidentales, pero puedes reducir los riesgos de padecerla siguiendo estas sencillas recomendaciones:

  •  Levanta los objetos con la espalda derecha y súbete con las cadera y tus piernas, sujetando el objeto lo más cerca posible del pecho.
  • Evita fumar, ya que este hábito promueve la degeneración del disco.
  • Haz ejercicio regularmente para fortalecer los músculos de la espalda y abdomen.
  • Usa una buena postura al sentarte, al estar de pie y al dormir para aliviar la presión de la parte baja de tu espalda.
  • Evita pasar mucho tiempo sentado.

¿Sabías que…?

  • Del 80 al 90% por ciento de la gente con ciática mejora sin necesidad de una operación quirúrgica.
  • La ciática afecta generalmente a personas entre los 30 y 50 años de edad.

Comentar en Facebook

Publica un comentario