Blog: Información de salud

Neumonía

Voy al doc

La neumonía –también denominada pulmonía-, es una infección aguda de los pulmones causada principalmente por bacterias, virus u hongos que invaden el tejido pulmonar y provocan la inflamación de los alvéolos, lo que dificulta la respiración y limita la absorción de oxígeno.

Síntomas

Los síntomas de la neumonía pueden ser leves o graves, de acuerdo al tipo de neumonía. Los más comunes son muy parecidos a los del resfriado o gripe, e incluyen:

  • Fiebre
  • Congestión nasal
  • Tos con flemas
  • Dolor en el tórax o pecho
  • Escalofríos
  • Dificultad para respirar

Otros síntomas que pueden presentarse son:

¿Cómo se contrae la neumonía?

Cuando las bacterias y virus que se encuentran en la nariz, senos paranasales o en la boca, se propagan hacia los pulmones a través de las vías respiratorias causando una infección.

Por aspirar alimentos, líquidos, vómito o secreciones de la boca hacia los pulmones, lo que se conoce como neumonía por aspiración y puede ser ocasionada por distintos factores, entre ellos la insuficiencia del reflejo nauseoso y algunos problemas de deglución.

Las bacterias son la causa más común de la neumonía, en particular el Streptococcus pneumoniae (neumococo). Por otro lado, algunos de los virus que también pueden provocarla son el de la influenza y el virus respiratorio sincicial (VRS).

Además, debido a que las bacterias y virus están presentes en las secreciones de la boca y nariz de los enfermos, también puedes contagiarte si una persona que tiene neumonía tose o estornuda cerca de ti, al compartir utensilios de cocina o al tocar pañuelos usados.

¿Quiénes pueden padecer neumonía?

Cualquiera puede padecer neumonía, aunque los más susceptibles a esta enfermedad son las personas mayores de 65 años y los niños menores de 5 años de edad.

Otros factores de riesgo

Algunos trastornos o enfermedades crónicas aumentan el riesgo de desarrollar neumonía, como:

  • Enfermedad pulmonar crónica (EPOC)
  • Enfisema
  • VIH/SIDA
  • Trastornos cerebrales
  • Problemas en el sistema inmunitario
  • Enfermedades como cardiopatía, cirrosis hepática o diabetes mellitus
  • Cirugía mayor o lesión grave reciente

Tipos de neumonía

Existen distintos tipos de neumonía:

  • Extrahospitalaria. Es la más común y se puede contraer el cualquier lugar público como la escuela o el trabajo. También puede presentarse después de padecer un resfriado o gripe que no mejora.
  • Hospitalaria. Este tipo de neumonía afecta a las personas que están o han estado en algún centro de atención médica o en terapia intensiva. También puede aparecer después de una cirugía mayor, y es especialmente peligrosa para los niños pequeños y quienes tienen un sistema inmunitario débil. La neumonía hospitalaria es la más grave.
  • Por aspiración. Se presenta por inhalar partículas de alimentos o líquidos como saliva, vómito u otras secreciones de la boca hacia los pulmones. Esto sucede cuando una persona está menos despierta por tomar algún medicamento o está anestesiada; si toma mucho alcohol; si es de edad avanzada; si padece insuficiencia del reflejo nauseoso después de un accidente cerebrovascular; si está en coma o si sufre problemas de deglución.
  • Oportunista. Afecta a personas que tienen el sistema inmunitario débil por alguna enfermedad crónica o que han sufrido algún trasplante recientemente.

Diagnóstico

En ocasiones un examen físico y el historial médico del paciente suficientes para que un doctor pueda determinar si hay neumonía.

Sin embargo, puede ser que sea necesario realizar una radiografía y un análisis de sangre para confirmar el diagnóstico y determinar su causa, lo que le ayudará al médico a saber qué tratamiento es el más adecuado.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la gravedad y de la causa de la neumonía. Por ejemplo, si se trata de una infección por bacterias se pueden usar antibióticos; mientras que la neumonía causada por virus sólo se puede tratar con reposo y con una adecuada hidratación.

¿Qué puedes hacer para aliviar los síntomas?

Además de tomar los medicamentos que te prescriba el médico, es recomendable:

  1. Descansar
  2. Beber muchos líquidos (agua, tés y sopas claras)
  3. Dejar de fumar y evitar el humo de cigarro
  4. No ir al trabajo o a la escuela
  5. Usar un humidificador

¿Cómo puedes prevenir la neumonía?

  1. Lávate muy bien las manos
  2. No fumes y mantente alejado del humo del cigarro
  3. Usa un cubrebocas cuando limpies zonas con polvo o moho
  4. Vacúnate anualmente contra la influenza
  5. Aplícate la vacuna antineumocócica
  6. Lleva una dieta saludable y equilibrada
  7. Duerme bien

¿Cuándo ir al médico?

La neumonía puede ser muy peligrosa si no se trata a tiempo. Acude a tu médico o lleva a tu hijo al pediatra si hay una tos persistente, falta de aire, dolor de pecho, fiebre o sus síntomas empeoran después de un resfriado o gripe.

¿Necesitas un pediatra de urgencia? Ingresa a www.voyaldoc.com, un directorio médico online y con servicio de Call Center donde podrás encontrar al especialista que requieres y que se ajuste a tus necesidades de ubicación, costo y padecimientos que trata.

Sabías que…

  • La neumonía es la responsable del 15% de todas las muertes de niños menores de 5 años
  • En países desarrollados la neumonía es la 6ª causa de muerte
  • La neumonía requiere entre 7 y 10 días de tratamiento antibiótico