Blog: Información de salud

Otitis

Voy al doc

La otitis es una infección o inflamación que puede afectar las partes internas o externas del oído.

Existen distintos tipos de otitis, dependiendo de la parte del oído a la que afectan.

  • Otitis externa. También conocida como “otitis del nadador”, involucra al oído medio y el conducto auditivo externo. Puede ser producida por varios tipos de bacterias u hongos y por lo general se desarrolla en personas que han nadado o han estado expuestas a la humedad.
  • Otitis media. Se le llama infección del oído y aparece en el oído medio (detrás del tímpano).
  • Otitis media con derrame. Este tipo de otitis se presenta cuando hay un líquido espeso o pegajoso detrás del oído medio, sin que exista una infección del oído.

Las infecciones del oído se dividen en dos, de acuerdo a su duración y la forma en la que aparecen:

  • Infección aguda del oído. Se presenta repentinamente y dura poco tiempo. Suele ser dolorosa.
  • Infección aguda del oído. Cuando la infección no desaparece o reaparece continuamente. A la larga este tipo de infección puede causar daño serio al oído.

La infección del oído más común es la otitis media.

Causas de la otitis media

El bloqueo u obstrucción de la trompa de Eustaquio, que es el conducto que se encarga de drenar el líquido producido por el oído, puede causar una infección y provocar la acumulación de líquidos en el oído medio.

Entre las principales causas de la inflamación o bloqueo de la trompa de Eustaquio están:

  • Alergias
  • Resfriados
  • Infecciones sinusales
  • Infección o agrandamiento de los adenoides (tejido linfático en la parte superior de la garganta)
  • Humo de tabaco

Las infecciones de oído son más comunes en bebés y niños debido a que sus trompas de Eustaquio se obstruyen con mayor facilidad, pero también pueden presentarse en adultos.

Factores de riesgo

La otitis no es una enfermedad contagiosa, pero un resfriado puede favorecer la aparición de esta infección en los niños.

Algunos otros factores que debes tomar en cuenta son:

  • Cambios de altitud o de clima
  • Climas fríos
  • Exposición al humo
  • No ser amamantado
  • Usar biberones
  • Antecedentes de este tipo de infección
  • Enfermedades que bajen las defensas

Síntomas de la otitis

Los síntomas más comunes de una infección aguda del oído son:

  • Dolor de oídos
  • Sensación de que el oído está lleno
  • Malestar general
  • Vómitos y diarrea
  • Fiebre
  • Hipoacusia (incapacidad total o parcial para escuchar sonidos en uno o ambos oídos)

En los bebés el síntoma principal de la otitis es el llanto inconsolable y la irritabilidad. Algunos bebés y niños también presentan fiebre y les cuesta conciliar el sueño.

Si notas que tu hijo se jala la oreja, también puede ser una señal de infección de oído.

Las infecciones de oído implican líquido detrás del tímpano, pero la secreción súbdita de un líquido amarillo o verde por el oído puede indicar que se ha roto el tímpano.

¿Cómo diagnosticar la otitis?

Existen monitores electrónicos para detectar el líquido en el oído, pero siempre deberás consular a tu médico para estar seguro de que se trata de una infección.

Tu médico o el pediatra de tu hijo examinará la parte interna del oído con un otoscopio para ver si hay dolor o enrojecimiento, burbujas de aire o líquido detrás del tímpano, líquido con sangre y pus en el oído medio o una perforación del tímpano.

Tratamiento para la otitis

En la mayoría de los casos las infecciones de oído desaparecen sin necesidad de tomar antibióticos.

Algunas recomendaciones que puedes seguir para aliviar las molestias de la otitis:

  • Poner compresas de agua tibia en el oído afectado.
  • Usar gotas óticas analgésicas para el dolor.
  • Tomar medicamentos como paracetamol o ibuprofeno para la fiebre y el dolor. Evita darle aspirina a los niños pequeños porque su uso está asociado al Síndrome de Reye.

¿Cuando ir al médico?

Si tu hijo tiene menos de seis meses y presenta fiebre o alguno de los síntomas antes descritos, llévalo al pediatra de inmediato. Si ya tiene más de seis meses puedes cuidarlo en casa, siempre y cuando no tenga fiebre, dolor o síntomas más graves.

Cuando tus síntomas sean molestos, consulta a tu médico para descartar una infección grave, él te indicará si es necesario que tomes algún antibiótico.

Complicaciones de la otitis

Las infecciones del oído no suelen ser graves y se curan con cuidados en casa, pero es posible que se presenten de nuevo.

En muchos casos la otitis puede ocasionar pérdida auditiva menor que dura poco tiempo, ya sea durante o después de presentarse la infección, ya que el líquido puede permanecer detrás del tímpano por semanas o meses.

Además, en ocaciones excepcionales pueden complicarse y convertirse en infecciones más peligrosas como las mastoiditis (infección de los huesos alrededor del cráneo) o meningitis (infección del cerebro).

Sabías que

  • Las infecciones del oído son una de las principales causas de visitas al pediatra.
  • Aproximadamente el 70% de los niños han tenido algún episodio de otitis media.
  • La otitis media afecta sobre todo a bebés y niños entre los 0 y 7 años.
  • Si una persona tiene otitis media, la infección puede llegar al canal auditivo y causar otitis externa.
  • Es posible que las personas que no nadan presenten otitis externa por rasparse la piel de los canales auditivos al limpiarse los oídos.

Comentar en Facebook

Publica un comentario