Blog: Información de salud

Pie Plano

Voy al doc

Pie plano

El pie plano o arco caído es un padecimiento común en bebés y niños pequeños que se presenta cuando el pie cambia de forma al no tener un arco normal, debido a que las conexiones articulares entre los huesos del pie son laxas.

Causas del pie plano

El pie plano se debe a que los tejidos que soportan los tendones (las articulaciones en el pie) están flojos. Conforme los niños crecen estos tejidos se tensan formando un arco alrededor de los 2 o 3 años de edad.

La mayoría de las personas tienen arcos normales, pero hay casos en los que el arco nunca se llega a formar.

Otras razones por las que puedes padecer pie plano de adulto, aunque de niño se hayan formado tus arcos de forma normal, son:

  • El envejecimiento
  • Alguna lesión o una enfermedad que haya provocado daño en los tendones

La colisión tarsiana, que es cuando dos más huesos en el pie crecen unidos o se fusionan, puede ser otra causa del pie plano doloroso en niños, aunque es poco común.

Síntomas del pie plano

Por lo general, el pie plano común no causa dolor ni otros problemas, pero algunos niños pueden presentar:

  • Dolor en el pie, tobillo o parte interior de la pierna
  • Sensibilidad o calambres en el pie, la pierna y la rodilla
  • Inclinación del talón hacia la parte exterior
  • Cambios o torpeza en la forma de caminar
  • Problemas con el calzado
  • Menos energía al realizar alguna actividad física

En los adultos el pie plano causa pies arqueados o cansados después de permanecer mucho tiempo de pie o practicar alguna actividad física demandante.

Algunas personas con pie plano flexible pueden presentar:

  • Dolor en el talón, arco, tobillo o parte externa del pie
  • Tobillo hacia adentro
  • Dolor en la tibia
  • Fatiga o debilidad en el pie o pierna
  • Dolor de espalda baja, cadera o rodilla

¿Cómo diagnosticar el pie plano?

Puedes saber que tienes pie plano si el empeine de tu pie hace contacto con el piso cuando estás parado.

En el caso de los bebés, el pie plano puede ser detectado al nacer o presentarse años más tarde. El pediatra deberá observar su postura al parase y cuando se sienta, así como su forma de caminar y el rango de sus movimientos.

Para saber si tienes pie plano, tu médico o un ortopedista te pedirá que te pares en los dedos de los pies; si se forma un arco entonces se trata de pie plano flexible, una afección que no requiere más exámenes ni tratamiento ya no provoca dolor.

Si no se forme el arco, puede tratarse de pie plano rígido, que sí causa dolor. En este caso, podría ser necesario realizar otros exámenes como una tomografía de los huesos del pie, una resonancia magnética para ver los tendones o una radiografía del pie.

Tratamiento del pie plano

Si tu hijo padece pie plano flexible indoloro, el calzado ortopédico y las plantillas sólo le servirán para mantener el calzado en el pie, pero no afectarán el desarrollo de su pie.

Caminar descalzo, saltar, correr o hacer ejercicios con el pie no mejorarán ni empeorarán el pie plano.

En caso de tu hijo presente síntomas que sí requieran tratamiento, el médico te puede recomendar:

  • Disminuir temporalmente sus actividades físicas
  • Algún dispositivo ortopédico para mejorar la funcionalidad del pie
  • Terapia física como ejercicios de estiramiento para aliviar el dolor
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides para el dolor e inflamación.

El pie plano flexible en niños mayores y adultos no causan dolor ni problemas para caminar, por lo que no necesitan ningún tratamiento especial.

Si tienes dolor por padecer pie plano flexible, puedes probar:

  • Soporte de arco (dispositivo ortopédico para los zapatos)
  • Zapatos especiales

Por otro lado, si se trata de pie plano rígido o doloroso es necesario que un médico especialista realice una evaluación y te indique cuál es el mejor tratamiento, dependiendo de su causa.

Si se tratara de una coalición tarsiana, el tratamiento puede incluir reposo, una férula de yeso y, en caso de ser necesario, una cirugía para limpiar o reparar el tendón o fusionar algunas articulaciones en la posición correcta.

Para tratar las molestias del pie plano en adultos mayores se utilizan analgésicos, dispositivos ortopédicos o cirugía en algunos casos más graves.

La mayoría de las personas que tienen pie plano no presentan dolor y no tienen ningún problema para llevar cabo sus actividades cotidianas, por lo que no requieren tratamiento.

En el caso del pie plano doloroso, la cirugía puede ser un opción para mejorar el dolor y la funcionalidad del pie.

Complicaciones del pie plano

Incluso después de una cirugía, se pueden presentar problemas como:

  • Deformidad en el pie
  • Infección
  • Pérdida de movimiento del tobillo
  • Dolor persistente

Consulta a un médico ortopedista si tú o tu hijo presentan dolor que no desaparece en los pies o en la parte baja de la pierna.

¿Sabías que…?

  • La cirugía no es útil para la mayoría de las personas que tienen pie plano.
  • Aproximadamente un 15% de los adultos tienen pie plano.
  • Los pacientes con trisomía 21, Ehlers-Danlos y síndrome de Marfán, comúnmente tienen pies planos muy severos.
  • Se estima que la coalición tarsiana ocurre en el 1 al 6% de la población.
  • Se ha demostrado que las plantillas, ortesis y férulas son innecesarias y que no deben usarse en casos en los que el pie plano es asintomático.

Comentar en Facebook

Publica un comentario